A+ A A-

El alcaraván se reproduce en La Ribera de la Algaida

Uno de los objetivos fundacionales de SERBAL es dar a conocer y ofrecer argumentos suficientes para la protección del humedal de la Ribera de la Algaida. Para ello, y desde noviembre de 2012, hacemos un seguimiento de su avifauna.

Este paraje alberga una interesante comunidad de aves nidificantes, varias de ellas seriamente amenazadas, si bien no siempre tienen éxito reproductor a causa de las muchas molestias que sufren en la zona. Destacan especialmente las molestias producidas por la práctica ilegal de motocross, la entrada de paseantes con perros sueltos o la entrada incontrolada de vehículos para descargar vertidos, basura y escombros, durante la época de nidificación.

Durante este seguimiento que realizamos, encontramos el 10 de mayo de 2020, en una zona bastante expuesta y llena de basura y escombros, un nido de alcaraván.

Alcaravan

Alcaraván en su nido en el humedal de la Ribera de la Algaida. Fotografía obtenida con cámara de fototrampeo. Foto: © SERBAL.

Con el objetivo de comprobar si conseguía sacar adelante los pollos o por el contrario debido a las molestias fracasaba en el intento, colocamos discretamente una cámara de fototrampeo para hacer un seguimiento del nido de forma no intrusiva.

Nido alcaravan basura

nido alcaravan basura 2

El nido se encontraba en una zona llena de basura y residuos, uno de los problemas endémicos de este humedal. Fotos: © SERBAL.

El alcaraván (Burhinus oedicnemus), llamado “chorlito” en Almería por el característico canto que emite preferentemente al anochecer y amanecer, es un ave de mediano tamaño, emparentada con los limícolas y típica de ambientes esteparios, es decir, con preferencia por espacios abiertos con escasa vegetación y pendiente.

Al igual que el resto de aves que han evolucionado en las estepas, el alcaraván se caracteriza por presentar un plumaje poco llamativo, de colores terrosos, que le facilita pasar desapercibido ante los ojos de sus depredadores. Es característica en esta especie la coloración amarillenta de su pico, patas y ojos, estos últimos de grandes dimensiones. Otra peculiaridad que comparte con otras aves esteparias es que hace la puesta directamente en el suelo, sus nidos son poco elaborados y el desarrollo de los pollos es bastante acelerado. Su puesta consta de uno a tres huevos de color crema con un moteado variable grisáceo y que deposita directamente en el suelo. El nido consta únicamente de una fila de piedrecitas que rodean la puesta. La incubación dura entre 24 y 26 días y los pollos al nacer son nidífugos, abandonando el nido a las pocas horas de su nacimiento, siendo ya desde ese momento capaces de seguir a sus padres y alimentarse por sí solos.

A nivel mundial su distribución es bastante amplia, estando presente en una franja que se extiende desde Gran Bretaña y Mauritania por el oeste, hasta Asia central y oriental (India e Indochina) por el este.

Respecto a sus tendencias poblacionales, se conoce poco a nivel nacional sobre su situación, pero sí se sospecha que hubo un descenso de sus efectivos superior al 20% en las décadas de los setenta y ochenta (SEO/BirdLife). En Andalucía, según la “Plataforma Conservación de Aves Esteparias y sus Hábitats”, las poblaciones de alcaraván se mantienen de momento estables, aunque la tendencia regresiva de los hábitats esteparios en los últimos años pronostica su declive poblacional a medio plazo.

En Almería fue un ave muy común en nuestros espartales, zonas de cultivo de secano y saladares. Años atrás, en invierno, era frecuente ver grandes bandos de cientos de alcaravanes que visitaban nuestros campos y barbechos. Sin embargo en la actualidad es cada vez más difícil ver estos bandos. Sus poblaciones, como todas las aves de estepa y las asociadas a la agricultura tradicional, han sufrido un fuerte declive.

En la Ribera de la Algaida, donde venimos siguiendo la avifauna desde el año 2013 estuvo a punto de desaparecer por completo. Ese año solamente quedaba una pareja. Siete años después, la situación ha mejorado ligeramente y ahora tenemos controlados al menos tres territorios.

Gracias a la cámara, hemos podido contemplar la rutina diaria, y nocturna, de una de las parejas incubando sus huevos en su austero nido (prácticamente el suelo desnudo). Hemos podido comprobar como macho y hembra se relevaban para incubar, curiosamente siempre a las mismas horas y cómo protegían los huevos en las horas de más calor.

Nuestra intención era dejar la cámara hasta la eclosión de los huevos para captar a los pollos antes de abandonar el nido (como hemos dicho antes, son nidífugos), pero desgraciadamente alguien descubrió la cámara y la robó.

Hemos recogido en este vídeo algunas de la imágenes (fotografías y grabaciones) que pudimos captar antes de perder la cámara:

De todas formas, continuamos el seguimiento, y a falta de la cámara, desde la distancia y con prismáticos, comprobamos cómo el 1 de junio finalmente dos pollos de alcaraván lograron nacer y abandonar el nido tras los padres, aunque no pudimos obtener imágenes.

También han tenido éxito las otras dos parejas que teníamos controladas, por lo que podemos asegurar que este ha sido un buen año para la especie en la Ribera de la Algaida.

Respetemos a las aves evitando molestarlas innecesariamente.

Nota:

Aprovechamos para recordar, que, como regla general, debe evitarse cualquier actuación cerca de aves nidificando, pues como hemos dicho, las molestias repetidas pueden provocar el abandono del mismo. La colocación de la cámara se hizo por expertos en el manejo de fauna tras evaluar la situación y tomando todas las precauciones para no molestar a las aves.

Escribir un comentario


Hay 79 invitados y ningún miembro en línea