Loading…
  • 0
  • 1
  • 2
A+ A A-

Seguimiento de águila calzada

El águila calzada (Hieraaetus pennatus) es la más pequeña de nuestras águilas pues apenas mide entre 40 y 55 cm de largo y 110-135 cm de envergadura, siendo como sucede en la mayoría de los rapaces, los machos más pequeños que las hembras. Su nombre común (calzada) hace alusión al plumaje que cubre sus tarsos, a modo de calzas. En cuanto a la coloración se distinguen dos tipos, llamados fases: fase clara y fase oscura. Por encima ambas fases o tipos son iguales, pero por debajo se aprecia como en la fase clara (más abundante) tiene el pecho y vientre blanco y la cola de color canela.

Águila calzada fase clara

Águila calzada fase clara. Foto: © Juan Lacruz.

La fase oscura presenta todas las alas y la cabeza de color marrón oscuro.

Aunque en Almería hay algunos ejemplares invernantes, es por lo general un ave migratoria que pasa los inviernos en el África subsahariana y sur de Asia llegando a la Península Ibérica entre finales de marzo y principio de abril, permaneciendo aquí hasta finales de agosto y principios de septiembre.

Habita zonas forestales que estén mezcladas, como en mosaico, con zonas de matorral y terrenos abiertos. Realiza el nido en un árbol, rara vez en un cortado rocoso (no conocemos ningún caso en Almería), eligiendo por lo general los ejemplares más grandes. El nido suele tener una base con ramas grandes y recubierto de hojas de pino. La puesta es de 1 a 3 huevos, aunque lo más común son dos. La incubación dura de 35 a 40 días, y los pollos permanecen en el nido de 56 a 60 días.

Se alimenta de fuentes muy variadas, principalmente aves, pero también pequeños mamíferos, reptiles, pájaros e incluso invertebrados. En Almería ha sido estudiada su alimentación en la zona de los Vélez.

Al ser el águila calzada un ave forestal, hasta hace pocos años en nuestra provincia solo era común en la Comarca de los Vélez, pues es allí donde se encuentran los bosques más extensos y mejor conservados de nuestra provincia. Sin embargo las extensas repoblaciones forestales, principalmente con pinos, realizadas en los años 60-70 en muchas de nuestras montañas la han convertido en una especie habitual en Estancias, Filabres y Sierra Nevada. Actualmente conocemos unas 50 parejas en nuestra provincia, pero seguramente haya unas cuantas más.

En la primavera de 2013 comenzamos el seguimiento de algunas parejas de águilas calzadas en Sierra Nevada y Filabres con el objetivo, entre otras cosas, de que nos sirvan como bioindicador de la salud de nuestras masas forestales y la gestión que se hace de ellas.

Escribir un comentario


También se habla de...

Hay 120 invitados y ningún miembro en línea